Portugal es un país lleno de historias, mitos y leyendas. Descubre algunas de estas historias que influyen en la cultura y costumbres de este fantástico país. Son cuentos que revelan lugares, actos de valentía, aventuras e historias de amor.

Echa un vistazo a algunas de estas sensacionales leyendas portuguesas:

Rooster of Barcelos

Leyenda del Gallo de Barcelos

Esta es una de las leyendas más conocidas de Portugal y cuenta la historia de un crimen que asustó a la población de Barcelos. Sin un funcionario identificado, las sospechas recaen sobre un peregrino recién llegado, que pasaba por la comarca con motivo de la peregrinación a Santiago de Compostela.

Aunque el peregrino ha jurado su inocencia, las autoridades deciden arrestarlo y condenarlo a la horca. Como último pedido, el peregrino solicita reunirse con el juez que lo había condenado. Al llegar a la residencia del juez, el magistrado se encontraba disfrutando de un gran banquete con unos amigos.

El peregrino no desaprovechó la oportunidad de reafirmar su inocencia y suplicar por su vida. Los presentes en el lugar no creyeron los ruegos del hombre y, al darse cuenta de ello, el peregrino señaló el gallo asado que estaba sobre la mesa y dijo: «Tan cierto es que soy inocente, qué cierto es que el gallo canta cuando me cuelgan». El peregrino se toma por el ahorcamiento entre la risa y la risa, pero ante la duda nadie se comió el gallo.

Cuando el peregrino estaba en la horca, el gallo se levanta y comienza a cantar, anunciando la inocencia del hombre. El juez corrió hacia la horca y vio que el peregrino estaba vivo con la cuerda suelta alrededor de su cuello. El magistrado hizo que liberaran al hombre de inmediato.

Años después el peregrino volvió a esculpir el Monumento al Señor del Gallo en alabanza a la Virgen María y Santiago Maior, monumento que actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico de Barcelos.

 

 

Hells Mouth

Leyenda de la Boca del Infierno

Boca do Inferno se encuentra en Cascais y la leyenda cuenta que hace mucho tiempo había un mago malvado que vivía en un castillo de la región. El mago, que quería casarse, eligió a la chica más bella de la zona como esposa y al verla decidió encerrarla en una torre solitaria, por celos de su belleza.

Confinada, la niña fue vigilada por un caballero que custodiaba la torre. Con el paso del tiempo los dos comenzaron a hablar, hasta que un día el caballero decide subir a la torre para encontrarse con su amigo. Encantado por su belleza, un caballero se enamora de la doncella en cuanto la ve. Los dos amantes decidieron huir a caballo, sin saber que el mago había hecho un hechizo para saber todo lo que le sucedía a la doncella.

La pareja huyó a una roca cercana. Enfurecido, el hechicero evocó una violenta tormenta para evitar que los amantes escaparan, golpeando la roca por la que pasaba la pareja. La formación rocosa abrió un enorme agujero por donde pasaban olas muy fuertes y, como una boca, la roca se tragaba a los amantes. El hoyo nunca se volvió a cerrar y los habitantes de la región comenzaron a llamar a esta formación rocosa Boca do Inferno por el terrible destino que tuvo la pareja.

 

 

Vila de Sintra

Milagro de las Rosas

El milagro de las rosas es una de las leyendas más contadas en Portugal y cuenta la historia de la reina D. Isabel de Aragão que ayudó a los más desfavorecidos.

Isabel solía apoyar a los más necesitados donando alimentos, ropa, monedas, entre otros. A menudo, la reina realizaba actividades caritativas sin el permiso de su marido, el rey D. Dinis. El Rey trató de impedir las buenas acciones de D. Isabel y una fría mañana de enero, D. Dinis fue informado de que su Reina estaba organizando un acto más de solidaridad.

Isabel siguió un camino extraño, escondiendo pan en su ropa para ofrecerlo a los más pobres, cuando el Rey la sorprendió. Al verla, D. Dinis le pregunta qué llevaba en la ropa. De inmediato, la Reina responde que se llevaba unas rosas para decorar el nuevo Monasterio. Sin embargo, incrédulo de lo que dijo su esposa, el Rey no cree que ella se llevara flores, ya que no era el momento de que florecieran las rosas.

Dándose cuenta de que el Rey no estaba convencido de lo que llevaba, D. Isabel abrió los brazos y soltó su vestido, dejando caer innumerables rosas a sus pies. La multitud que se había reunido para contemplar esa escena se sorprende, ya que sabían que la Reina llevaba pan para dárselo a los más desfavorecidos. En ese momento creyeron que Dios había intercedido por D. Isabel, convirtiendo el pan en rosas.

¿Quieres conocer estas y otras historias? Ven a visitar Portugal en compañía de Go2Lisbon y escucha a nuestros fantásticos guías narrativos sobre este país rico en cultura.

 

 

Want to know these and other stories? Come and visit Portugal in the company of Go2Lisbon and hear from our fantastic narrative guides about this country rich in culture.